sábado, 30 de abril de 2011

LA HISTORIA SECRETA DE LA REVOLUCIÓN VERDE PARTE I (Por C.H.Castellano)

Finalizada la segunda guerra mundial en el año 1945, las bases para el establecimiento del capitalismo como modelo económico fueron aceptadas globalmente por la mayoría de los Estados del globo terrestre. El objetivo de toda nación sería a partir de ahora el crecimiento económico ilimitado y la competencia económica con otra potencias competidoras o desalineadas al modelo económico.




La aparición consiguiente del "american dream" como modelo de vida occidental abarcó las pautas de comportamiento de la sociedad de estos países. Otros países con otros modelos económicos o políticos, o incluso sin modelo alguno, se alinearon al modelo occidental, ya por voluntad propia o por el llamado neoimperialismo del siglo XX (invasiones y guerras). Los avances científico-tecnológicos de la segunda revolución industrial del siglo XX ampliaron en gran medida el nivel de vida de los países de occidente, aumentando así su esperanza de vida. Los países "subdesarrollados" que se incorporaron al modelo occidental sufrieron una explosión demográfica brutal por la súbita incorporación de estos avances en sus vidas (desestabilización de la transición demográfica natural que ocurrió en la revolución industrial de Europa en los siglos anteriores).

Es en estas décadas de evolución, tanto económica, como científico-tecnológica y demográfica, que aparecen ciertas dudas: ¿Cómo abastecer de recursos alimenticios a tan gran cantidad de población emergente? Es entonces cuando, aparentemente de forma altruista, decenas de multinacionales occidentales aparecen con la solución: la revolución verde, basada en el incremento de la productividad agrícola, ha de solucionar este dilema mundial.

La revolución verde se consagró como método ante el problema de la producción de alimentos para la población mundial. Se basó en el aumento de la productividad mediante la modificación genética de plantas como el maíz o el trigo (las más cultivadas) y la aplicación de grandes cantidades de fertilizantes y pesticidas químicos. Estos productos empezaron a cultivarse en grandes extensiones de monocultivos con un gasto enorme de agua y combustibles fósiles.

La producción llegó a multiplicarse por seis en algunas regiones, pero surgen otros muchos problemas:

El aumento de la superficie de cultivo hace desaparecer grandes superficies de bosque y selva tropical; la modificación genética de los alimentos (transgénicos) provoca muchísima pérdida de biodiversidad con las grandes superficies de monocultivo, y son menos nutritivos, incluso nocivos (hasta cancerígenos) para la salud; la aplicación continua de fertilizantes produce un gran impacto por la dependencia de los combustibles fósiles; la aplicación de pesticidas para combatir a las grandes plagas que surgen por la presencia de la falta de diversidad de cultivo en los monocultivos destrozan literalmente el suelo dejándolo inutilizable para la agricultura o para el desarrollo de la vida durante centenares de años, contaminando también las aguas y la atmósfera terrestre.

Desde el punto de vista social, las cosas no han cambiado demasiado, ya que hipotéticamente, una revolución verde que tenía que acabar con el hambre en el mundo deja hoy en día a los continentes de Asia y América Latina con índices de entre el 5 y el 40% de desnutrición, y a países de África con más del 50%.

La revolución verde, que antes hemos comentado que se dibujaba como algo altruista por los países de occidente, supone unos beneficios enormes para muchas multinacionales, que en realidad son pocas, ya que empresas como Monsanto, Syngenta o Cargill Group controlan más del 60% del mercado de semillas transgénicas.

Así pues, la extensión de grandes monocultivos de grandes latifundistas o corporaciones privadas desplaza a decenas de miles de campesinos a la fuerza o los induce a trabajar en condiciones infrahumanas. La promesa de la superproducción de los monocultivos transgénicos hacen abandonar los cultivos tradicionales orgánicos de muchos campesinos, y los endeudamientos de éstos por la obligación de la continua adquisición de fertilizantes y plaguicidas, así como de semillas, que superan de largo los beneficios de la producción, han llegado, por ejemplo, a ser la causa de suicidios masivos en países como la India. El control de los canales de producción y comercio, así como el proteccionismo de los países de occidente en referente a la agricultura, hace que la agricultura en los países menos desarrollados sea una simple moneda para pagar las deudas a occidente y no para suplir el hambre en esos países. La extensión de los monocultivos hace aumentar escandalosamente la falta de trabajo en los países en desarrollo por la substitución de las tierras de cultivo tradicional, una de las causas del aumento de la pobreza. En general, hay un incremento de la desigualdad social, un aumento de la concentración de la tierra, y emigración masiva de los campesinos a las ciudades.

Lo más paradójico de todo es que actualmente, con la producción agrícola, se podría alimentar a 14.000 millones de personas, pero países como el Congo padecen una desnutrición superior al 70%. Además, gran parte de los alimentos que se producen, ¡no son destinados a la alimentación!, si no a la producción de piensos para animales de granja (para satisfacer la dieta neo quasi -carnívora de la nueva sociedad de consumo occidental), así como para la producción de grandes cantidades de caña de azúcar o palma para la producción de agrocombustibles para mezclar con los hidrocarburos tan demandados. Lo más injusto es que en la mayoría de ocasiones los productos fruto de los grandes monocultivos transgénicos que tantas desigualdades sociales e impactos ambientales provocan, acaban en las manos de los países de occidente.

LA HISTORIA SECRETA DE LA REVOLUCIÓN VERDE PARTE II (Por C.H.Castellano)

Por lo tanto, creo que es necesario plantearse una pregunta: ¿Para qué se hizo la revolución verde?

Está bastante claro que no se hizo para abastecer de alimentos a toda la población del planeta, si no para asegurar a occidente y a sus multinacionales un crecimiento económico ilimitado, en parte basado en la producción de agrocombustibles para suplir la dependencia de hidrocarburos, y en otra parte para mantener una dieta insostenible en occidente. A la vez se llevo a cabo para aumentar la producción de alimentos y así evitar una reforma agraria y ceder tierras de grandes propietarios, corporaciones privadas y latifundistas a una mayor capa de la creciente población mundial. Por otra parte, la revolución verde prosiguió por los grandes beneficios de las multinacionales, en contra de los impactos ambientales y sociales, así como para asegurar la independencia alimenticia de los países por un contexto de competitividad global.

Por lo tanto, no cabe decir nada más, solo que el espíritu crítico nos infunda a pensar que la revolución verde fue uno de los engaños más grandes de la historia de la industrialización de la especie humana, a favor de la economía y los grandes Estados y en contra de la naturaleza y la capa social humana más humilde.

Así pues, ¿cómo debemos hacer frente a la crisis de la revolución verde, la agricultura, y el hambre en el planeta?

Está claro que es necesario un cambio radical en el marco de la política antidemocrática a una verdadera democracia y la eliminación del sistema económico capitalista basado en el crecimiento económico y la competencia por una economía basada en la eficiencia, los recursos naturales y la cooperatividad.

No obstante, los caminos que han de trazarse son estos:
1º- Acabar con los monocultivos y sustituirlos por campos de agricultura diversificada, orgánica, ecológica y tradicional, ya que estos últimos tienen un balance ecológico, energético y productivo mucho más favorable.
2º- Acabar con el uso de transgénicos, fertilizantes químicos y pesticidas, que destruyen la biodiversidad, las reservas de agua naturales y el suelo, y sustituirlos una vez más por una agricultura totalmente diversificada y ecológica (sin ningún tipo de riesgo a plagas y autosuficiente).
3º- Disminuir la superficie de conreo utilizando medidas innovadoras como la agricultura vertical.
4º- Acabar con el monopolio de grandes terratenientes y latifundistas cuyo único objetivo es la ganancia económica (por eso utilizan monocultivos, transgénicos, etc, y no destinan sus cultivos a la alimentación) y repartir las tierras entre familias de campesinos que produzcan para su subsistencia y para la sociedad (Reforma agraria).
5º- Destruir las barreras proteccionistas de occidente en cuanto a la agricultura e implantar un total y completo comercio justo que garantice la supervivencia de aquellos cuya subsistencia es la agricultura.
6º- Cambiar las pautas dietéticas de consumo de occidente basadas en las proteínas cárnicas, que requieren de enormes cantidades de superficie de conreo para producir piensos de soja de origen transgénico (perjudicial para la salud, para el medio ambiente, y para los campesinos que ven substituidos sus cultivos de subsistencia por éstos).
7º- Acabar con el consumo de combustibles fósiles, que inciden en la superproducción de agrocombustibles destinados a su substitución o mezcla.
8º- Apostar por la alimentación autóctona (es más eficiente por el medio en que se reproduce), y acabar con la globalización de la dieta alimenticia superproteínica, apostando por una dieta basada en vegetales y legumbres.

(siento si he dejado alguna propuesta en el aire o modificación general que se tiene que incluir (puedes exponerla en tu comentario)).

Como hemos visto, la revolución verde fue todo un engaño, y está siendo todo un fracaso. Es hora de que apostemos por la total soberanía alimentaria y energética de la población mundial, y reconvirtamos nuestra producción y nuestro consumo a la eficiencia y a la sostenibilidad, dejando las ganancias económicas y las competiciones lejos de los fundamentos básicos de la vida.
C.H. Castellano
Bibliografía recomendada:

"Silent Spring", Primavera silenciosa, Rachel Carson

Agrocombustibles, Mónica Vargas (coord.)

Biopiratería, Vandana Shiva

Hay muchos otros libros relacionados con el tema fáciles de encontrar por internet.

LA SOMBRA DE UN GRAN ARTISTA ESTÁ EN EL CORAZÓN DE UN GRAN FILÁNTROPO (Por C.H.Castellano)

La capacidad de crear cosas de la nada con un fin totalmente subjetivo o sentimental parece ser exclusivo de la especie humana. Ya en la prehistoria nuestros antepasados dibujaban sobre las paredes escenas de lo más variopintas, y a medida que la civilización se asentaba y evolucionaba, las obras de arte se hacían cada vez más sofisticadas.
Foto: C.H.Catellano
Desde nuestros antepasados paleolíticos hace 40.000 años, pasando por los artistas de la antigua Grecia y Roma, por da Vinci y Boticelli, hasta los más contemporáneos como Munch, van Gogh, Monet, Picasso, etc, todos han dejado huella en la expresión artística de la creatividad del ser humano. No hace falta apuntar que la creatividad está presente en cada uno de nosotros, y que por ende podemos usarla en la expresión que más nos emocione o nos haga sentir mejor. Es cuestión de practicar y poner esfuerzo en aquello que nos apasiona, como estos artistas hicieron antaño con sus respectivas obras.

No obstante, en la actualidad, la creatividad y el espíritu artístico, como casi todo, ha degenerado en algo que se separa completamente del simple arte. Sin generalizar, la creatividad de muchos artistas se ha convertido en un simple negocio productivo (como tantas cosas en este sistema: la educación, la sanidad, la escritura, etc.). Así pues, parece que el arte se convierte gradualmente en algo material y tangible, comercial en si, lejos del objetivo espiritual y sentimental que debería tener para enamorar simplemente al público. Para saber cómo tiene que ser un verdadero artista, no hace falta buscar en libros de historia o de arte, sino solo imaginar a una persona que exprese unos grandes sentimientos por ejercer su creatividad y ofrecerla a la humanidad para el disfrute, enamorado del conocimiento y altruista sin fin.

Salvador Dalí, autoproclamado líder del surrealismo e intelectual sin límites fue un gran artista. Demostraba que el arte era su dote de creatividad más marcado, y por eso ejercía este don para crear y crear. Sus obras eran un regalo para el disfrute. Sus ansias por el conocimiento le llegaron a estremecerse por el mundo del psicoanálisis y de la física. Todo un intelectual con ganas de conocer todo lo que le rodeaba. Aun así la sutil carencia de sentimientos y el espíritu extravagante y egocentrista le hicieron frenar en un camino más allá del ser artista e intelectual, como muchos otros artistas pueden carecer de ciertas actitudes que decanten la balanza del ser artista o persona a uno u otro lugar. 
Foto: C.H.Castellano
Por ese motivo, el arte que subyace en cada uno de nosotros y que en tantas personas está presente, debe florecer de la creatividad, y mucho más allá de contemplarse como un buen artista en el arte de la creatividad, éste tiene que ser a la vez un gran humanista que crea para embellecer, un gran filántropo que lucha por la condición de ser humano, y un gran intelectual que persigue el conocimiento que despierta su arte y creatividad.

¡Parece ser que es hora adecuada para que los artistas se subleven por su condición y que comiencen a crear obras para cambiar el mundo!

C.H. Castellano

viernes, 29 de abril de 2011

NO A LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS, NO A LA ENERGÍA NUCLEAR, NO A LA GEOINGENIERIA. Crítica al artículo “Mitos del pensamiento verde” del número 14 de la revista Redes Para la Ciencia.

Compro cada mes la revista "REDES para la ciencia" y ya he terminado de leer el número 14 del mes de abril.

Después de leer el artículo "MITOS DEL PENSAMIENTO VERDE", en el cual se divulga la supuesta utilidad de los cultivos transgénicos, la energía nuclear y la geoingeniería, no puedo mas que expresar mi indignación ante semejantes falacias.



Y debo criticarlo duramente por los siguientes motivos:

1º No se puede dar pábulo a la GEOINGENIERÍA ya que tales proyectos globales, a parte de innecesarios, pueden tener consecuencias inimaginables que, por el momento, ningún modelo científico puede prever. La geoingenieria sólo es una nueva y perversa oportunidad de negocio para continuar contaminando y emitiendo gases de efecto invernadero a la atmósfera. La verdadera solución al problema es, simplemente, detener las emisiones y no contaminar, no nos olvidemos que eso es lo más importante. Nos quieren meter, otra vez, un gol por la escuadra.

2º El señor Lovelock, y lo dije una vez, está muy equivocado al mencionar la energía nuclear como solución a la crisis climática. Que sea un reputado científico no significa que todo lo que diga esté en lo cierto. Las energías renovables son la solución y el futuro. La nuclear es sólo una sucia e insocial manera de generar energía eléctrica, y seguir enriqueciendo a los de siempre. Ver artículo donde se critica a Lovelock http://nuevaconscienciacriticadeespecie.blogspot.com/2010/11/james-lovelock-autor-de-la-teoria-de.html

3º Referente a los transgénicos lo mismo que con la geoingeniería. Jugamos con fuego. No sabemos nunca las verdaderas consecuencias ecológicas y para la salud de seguir manipulando genes indiscriminadamente con el objetivo principal de hacer más negocio. Además, los agricultores que utilizan semillas transgénicas se ven en la obligación de comprar cada año la simiente a multinacionales que cada vez se vuelven más poderosas, diseñando plantas que no se reproducen y de este modo, los agricultores no pueden recuperar simiente para la próxima cosecha. Esto conforma un absurdo, perverso y abominable círculo vicioso. El objetivo de mejorar la alimentación de la humanidad es absolutamente secundario para estas multinacionales. La solución al problema alimentario pasa por la agricultura vertical (ver artículo: http://nuevaconscienciacriticadeespecie.blogspot.com/2010/10/vertical-farming-agricultura-vertical.html), la agricultura sin labranza y todo lo que haga referencia a la agricultura ecológica.

Conclusión: El artículo es perverso (aunque en realidad no creo que sean conscientes de ello), y da pie a confundir a las personas sobre temas de extrema importancia para la supervivencia de la humanidad. Este artículo no debiera haberse publicado. Si quieren dar prestigio a la revista deben evitar asemejarse a la revista “Muy Interesante”, que es lo que han logrado con este artículo en concreto. No con otros, por supuesto. Invito a Redes para la ciencia a publicar artículos sobre agricultura vertical y agricultura verdaderamente ecológica, y también a profundizar en energías realmente renovables. Además, sería bueno publicar estudios medioambientales referentes a la conveniencia de la no utilización de combustibles fósiles y sus imprescindibles sustitutos renovables: bioplásticos, biomasa, energías renovables, pilas de combustible, etc.

¡Un abrazo a todos!

Pep Peragón

lunes, 25 de abril de 2011

LA EMPATÍA Y EL ALTRUÍSMO COMO MECANISMOS DEL SENTIDO COMÚN (Por C.H.Castellano)

Qué difícil resulta en estos tiempos ponerse en el lugar de otra persona u ofrecer algo sin necesidad de recibir nada a cambio!

Y la verdad es que no nos tiene que parecer muy complicado conociendo el entorno social que nos rodea. Y es que vivimos en una sociedad que juega a la competitividad y las luchas entre seres humanos, fomentando la selección natural de Darwin de la supervivencia del más fuerte hasta puntos insospechados. Todo ello en un entorno muy artificial y acompañado de avances tecnológicos que se utilizan para hacer daño y ganar.



Ahora bien, justificar esto como natural sería caer en la vorágine de la autosugestión para evitar hacer nada y no cambiar el entorno.

Esta competitividad, en gran parte fomentada por el sistema político antidemocrático y el poder económico, cambian de manera radical el comportamiento de la sociedad y la propia cultura, destruyendo en gran parte el comportamiento afable de la sociedad y cooperativo (se ha demostrado científicamente que el ser humano evolucionó en grupo, no individualmente como otras especies). Esta sustitución por la supervivencia económica individual hace desaparecer el espíritu empático y altruista que nos debiera conducir por un sendero mucho más natural.

¿Cómo poner en práctica, entonces, la empatía y el altruismo en una sociedad que fomenta la competición y la supervivencia individual? La cuestión es muy difícil de plantear, pero siempre quedan opciones que resultan mucho más ventajosas que el no hacer nada.

Como especie natural que somos, nos vemos conducidos por sentimientos de competitividad para favorecer a nuestro grupo, y a la vez por sentimientos egoístas que nos evocan a actuar únicamente a favor de nuestro propio beneficio.
Aún así, también tenemos que ser concientes que somos una especie inteligente, evolucionada y creativa, y solo esto ha de servirnos para combatir la competitividad y el egoísmo en beneficio del bien común de toda la sociedad.

Por eso es necesario, y ahora más que nunca, que todos y cada uno de los seres del planeta utilice su espíritu crítico para cuestionarse la validez de un sistema arcaico y primitivo de competitividad y egoísmo que beneficia únicamente a pequeños grupos y personas de la basta sociedad humana del planeta, y que a la vez degenera tanto al medio ambiente.

Es hora de utilizar nuestro sentido común para comprender que la inteligencia puede sustituir la competitividad y el egoísmo por cooperación social y así erradicar las diferencias entre miembros de la misma especie.
Es necesario, también, que utilicemos nuestro sentimiento empático para ponernos en la piel de los demás y adentrarnos en su mente y sentimientos para comprender lo que está bien y lo que está mal dentro de nuestro entorno, para así intentar cambiarlo. El altruismo, el hecho de dar sin recibir nada a cambio, ha de servir como ejemplo a la competitividad y al egoísmo para hacerles ver que una sociedad más justa y humana es posible.

Por eso es necesario que utilices tu espíritu crítico, tu sentido común, tu empatía y tu altruismo para cambiar el mundo, pues el cambio general empieza por el individuo, y la concienciación colectiva es el paso para este gran cambio.

Como dijo Ghandi: "Sé el cambio que quieras ver en el mundo".

¡Es hora de cambiar, gladiadores del sentido común!

C.H. Castellano

miércoles, 20 de abril de 2011

MÁS DE 11.000 VISITAS DESDE 55 PAÍSES DIFERENTES DE TODO EL MUNDO

Queridas amigas y amigos conscientes, las visitas a nuestro blog, EL DE TODOS, no paran de crecer día a día. ¡Más de 11.000 visitas en 7 meses y desde 55 países de todo el planeta!. Quizás a alguno le parezcan pocas, pero para mí no lo son en absoluto. La consciencia crítica se propaga por todo el mundo más rápidamente de lo que parece. Y eso es emocionante.

Autor: Sergi Peragón

Por su lado, el e-book gratuito "Manual Práctico Para Cambiar el Mundo" ya ultrapasa las 700 descargas. Los que ya lo habéis leído sabéis que es un proyecto esperanzador y escrito desde la lógica, el sentido común y el amor al planeta. Es un proyecto, abierto y sujeto a mejora constante, que podría cambiar el mundo, y no me da miedo afirmarlo, ya no. Son muchos los que creen en él. Son muchos los que han abierto los ojos gracias a él.

Los que nos controlan, los que nos esclavizan, subestiman nuestro poder como ciudadanos del planeta Tierra. Muy bien... que sigan así. Mientras tanto y sin perder ni un minuto, la gente normal, nosotros, los conscientes, los que amamos a todos los seres (vivos o no vivos) de la Tierra y deseamos un mundo mejor, no vamos a dejar de luchar pacíficamente para que nuestro sueño "humanizador" se haga realidad lo antes posible.

Compañeras y compañeros del planeta Tierra:

¡VAMOS A CAMBIAR EL MUNDO!

Pep Peragón

domingo, 17 de abril de 2011

LA SOLEDAD ESTÁ INDUCIDA POR EL SISTEMA

La soledad en nuestros días es, principalmente, consecuencia de nuestro aislamiento e individualismo inducido.

Autor: Sergi Peragon


En general, dedicamos mucho tiempo al trabajo – el que lo tiene –, a viajar "solos" hacia nuestro puesto laboral, a estar solos delante de un ordenador, a ir al gimnasio solos, etc. Muchas veces nos divertimos solos o compitiendo solos contra otros. Habitualmente dedicamos poco tiempo a conocer a nuestros vecinos, a nuestros congéneres... Dedicamos poco tiempo a los amigos y mucho a ver la absorbente TV . Incluso, dedicamos poco tiempo a estar con nuestra propia familia... Y todo esto sabemos que nos hace infelices.

Si somos felices perteneciendo a un grupo, relacionándonos sinceramente con los demás, si sabemos que la felicidad es prácticamente inexistente si no se comparte con los demás, si conocemos todo eso que mencionan los científicos en sus estudios sobre la felicidad y la necesidad de pertenecer a un grupo (mi grupo sería la humanidad entera), y si añadimos a todo lo anterior, el también inducido, progresivo y nocivo alejamiento del individuo con respecto al medio natural... ¿por qué consentimos entonces, el vivir en un sistema que fomenta la competitividad, la individualidad y, por consiguiente, también fomenta la infelicidad?

Pep Peragón

PD: “¡Indignaos!” (Stéphane Hessel, 93 años)


martes, 12 de abril de 2011

Obsolescencia programada. Compatibilidad entre eficiencia y trabajo (Por C. H. Castellano)

La obsolescencia programada es la duración premeditada de un producto para incentivar su consumo y las ganancias económicas por parte de éste.


Para evidenciar nuestra afirmación de hacer los productos más duraderos y eficientes para reducir la extracción y el consumo de los recursos finitos del planeta, debemos hacernos esta pregunta: ¿Si todo dura más, qué hacemos con los puestos de trabajo? La cuestión es difícil de plantear en un contexto de sociedad con el objetivo continuo del crecimiento económico, debida a que la obsolescencia programada y la siguiente corta vida de los productos genera superproducción (con ello muchos puestos de trabajo), y a la vez sobreconsumo para mantener el propio crecimiento económico y todos los beneficios materiales que pueden surgir de éste. Por eso, para replantearnos las cuestión de los puestos de trabajo también tenemos que plantearnos la cuestión del crecimiento económico y del propio modelo económico.

Las horas de trabajo de un trabajador son proporcionales a la demanda de la producción de un determinado producto en un medio de producción. Así, la obsolescencia hará aumentar la producción de un producto por su relativa y corta vida, y consecuentemente las horas de trabajo necesarias para su realización (siempre que haya necesidad de mano de obra en la elaboración del producto).

Un esquema relativo a este proceso podría ser:

TRABAJO SUPERPRODUCCIÓN SUPERCONSUMO CRECIMIENTO ECONÓMICO

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA





Además, nos encontramos que con el modelo económico capitalista, los medios de producción, en la mayoría de los casos, son de manos privadas. En este contexto, la fuerza del trabajador sirve para generar una plusvalía para el capitalista, es decir, no todas las horas de trabajo del trabajador son remuneradas, ya que una parte sirve para enriquecer al capitalista. De este modo, a más producción, más horas de trabajo, y más plusvalía y beneficios consecuentes del propietario del medio de producción.

Ahora bien, si el paradigma cambia y aumenta la eficiencia de los productos:

TRABAJO PRODUCCIÓN CONSUMO ¿CRECIMIENTO ECONÓMICO?

EFICIENCIA

Así, si aumenta la eficiencia, disminuiría la producción y a la vez el consumo, y por consiguiente el crecimiento económico. Dejando por afirmado que el crecimiento económico no aporta absolutamente nada beneficioso ni al planeta ni a la especie humana, sino todo lo contrario, es decir, destrucción ecológica y desigualdades humanas, y que por ende no debemos preocuparnos por su desaparición, también podemos afirmar que con el cambio de paradigma el trabajo no desaparecería en si.

Con el aumento de la eficiencia de los productos, el crecimiento económico se reduciría o simplemente desaparecería, dejando lugar a una economía basada en la eficiencia de los recursos naturales y de las necesidades básicas humanas (suponiendo un largo camino en la modificación total de la industria y el modelo económico, junto con el de los valores de la sociedad, que son cuestiones en la práctica necesarias para este objetivo). Aumentando la eficacia de los productos el valor del capital aumenta por la disminución de la necesidad de adquisición. Transformados los medios de producción a las necesidades humanas básicas y a la eficiencia de los productos (sin crecimiento económico no hay capitalistas ni medios de producción privados), las horas de trabajo son 100% remuneradas, llegando a reconvertir los salarios a niveles superiores con menor horas de trabajo. Y como necesariamente disminuye la producción por el aumento de la eficiencia, también disminuye el trabajo necesario, pero no el trabajo en si, sino las horas de trabajo, cuya remuneración será igual o superior a la anterior por la desaparición de los medios de producción privados y cuya capacidad de adquisición será igual o mayor por el aumento del valor del capital por la disminución de la necesidad de adquisición.

Aun así, el paradigma tiene que ir más allá, y es necesario, para complementar eficiencia y puestos de trabajo, convertir ahora a la economía del crecimiento económico en la economía de la eficiencia y de los recursos naturales (economía ecológica), contemplando al planeta como finito, y reconvirtiendo el materialismo social y la división injusta del trabajo y los medios de producción a las necesidades básicas de la sociedad, asegurando así una remuneración justa del trabajo así como su acceso universal mediante una total soberanía social, alimentaria y energética, teniendo en cuenta en esto los impactos sociales y ecológicos que comporta.

¿Por qué esperar a que se agote el planeta por este ritmo desfrenado de superproducción y superconsumo? ¿Por qué contemplar como aumenta el sentimiento materialista y las desigualdades en el planeta por los intereses económicos? La solución es mucho más sencilla si todos y cada uno de nosotros somos críticos con lo que nos rodea y sabemos plantear soluciones beneficiosas para el planeta y la humanidad utilizando nuestro más agudo sentido común.

C.H. Castellano



Nota 1: Muchos ya habéis visto en este mismo blog el documental "Comprar, tirar, comprar" sobre la obsolescencia programada pero para el que todavía no lo haya visto aquí volvemos a colgarlo en español. 









Nota 2: Volvemos a colgar el documental "The story of stuff" que también trata sobre la obsolescencia programada.





http://www.storyofstuff.com/index.php

lunes, 11 de abril de 2011

¿Sabéis que pasó ayer en Islandia?

¿Sabéis qué pasó ayer en Islandia? Parece ser que la única y verdadera democracia que existe hoy en el mundo es Islandia. ¿A qué estamos esperando para "transformarnos" todos en islandeses?

http://www.lavanguardia.es/economia/20110411/54138794224/los-islandeses-rechazan-de-nuevo-pagar-la-crisis-bancaria.html



El ejemplo islandés

La decisión adoptada por los islandeses, el pasado sábado en un referéndum, es de un sentido común aplastante: los ciudadanos no tienen por qué cargar con una deuda generada por las prácticas irresponsables de sus banqueros. Es la segunda vez que el país nórdico rechaza devolver 4.000 millones a Reino Unido y a Holanda, países que abonaron a sus ahorradores los depósitos que tenían en el quebrado banco islandés Landsbanki.
Islandia es un caso único en el mundo por dos motivos. Primero, decidió dejar caer a los bancos insolventes, en vez de salvarlos con dinero público como el resto de países afectados por la crisis financiera. Y, segundo, dio voz a los ciudadanos para que decidieran en referéndum si querían asumir la deuda creada por los banqueros. En otras palabras, se opuso al dogma fundamental del neoliberalismo, que consiste en socializar las pérdidas y privatizar las ganancias.
Alguien podría alegar que Islandia está siendo insolidaria con los ahorradores británicos y holandeses, que habrían perdido su dinero si Londres y Ámsterdam no llegan a cubrir el 100% de sus depósitos. Es un argumento de peso. Por eso, lo que debería hacer el Gobierno de Islandia es liquidar primero todos los activos del Landsbanki e incautarse después de todas las propiedades de los gestores que lo llevaron a la quiebra. Con ese dinero se podría pagar buena parte de los 4.000 millones de euros que reclaman Gran Bretaña y Holanda. Y seguro que entonces los islandeses no tendrían problema en asumir, en un tercer referéndum, lo que quedase pendiente de la factura.

FUENTE: http://trincheradigital.com/

jueves, 7 de abril de 2011

EL AGUA UN RECURSO RENOVABLE Y ABUNDANTE: ACUEDUCTOS INVERSOS (ACUEDUCTOS A PRESIÓN)

En nuestro planeta la gestión de un recurso tan indispensable como el agua es, en general, bastante mediocre. Sabemos que en el mundo la agricultura es básicamente el sector que más consume y  más agua despilfarra. Esto se debe, en gran medida, a la no utilización de técnicas modernas como el riego por goteo, la aeroponía, la hidroponía y otros sistemas avanzados de agricultura (como la agricultura vertical), que gestionan más eficientemente el agua dulce. Además la contaminación de este agua y el insuficiente número de Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) en todo el mundo, contribuye al envenenamiento de nuestros ríos, lagos, acuíferos,..., mares y océanos. Así pues la explotación de este recurso indispensable para la vida resulta en su globalidad deficiente.

Acueducto romano de Segovia


Todos conocemos el ciclo del agua. Sabemos que el agua del mar se evapora formando nubes y que parte de esas nubes descargan en tierra firme agua dulce en forma de lluvia, nieve o granizo. El agua dulce precipitada se concentra, posteriormente, formando ríos, lagos, acuíferos, etc. Finalmente, el agua completa su ciclo llegando de nuevo al mar, y así sucesivamente. En otras palabras, el agua es un recurso renovable pero, ¿el agua es un recurso escaso? Existen lugares de la Tierra donde apenas llueve o no llueve ni una gota durante años. Allí, efectivamente, es un recurso muy escaso y muy costoso de obtener. Pero, ¿es un recurso escaso a nivel planetario? La respuesta es no. El agua ocupa algo más de un 70% de la superficie de la Tierra y el 97% de esa superficie la constituyen mares y océanos de agua salada. Hasta aquí todo es muy básico y evidente.

Fuente: Elaboración propia
Así pues concluimos que a nivel planetario el agua es un recurso abundante y renovable. Sin embargo, a pesar de ser abundante y renovable, los accionistas, propietarios y dirigentes de las grandes compañías de aguas que controlan gran parte de este recurso universal no paran de incrementar sus ganancias año tras año. Comercian con algo que no les pertenece y que es vital para todos los seres vivos del planeta. Sólo por ese motivo el agua dulce no debería constituir un negocio. Sí, hacer negocio con el agua es como imponer una tasa por respirar – que no tardarán en hacerlo con los sumideros de CO2, ya lo veréis –. Pero lo más indignante es que estas macro corporaciones no cesan de divulgar que el agua es un recurso escaso y cada vez más costoso de obtener, con el propósito, una vez más, de incrementar aún más sus ganancias. Aunque intentan darnos la imagen de que se preocupan por el medio ambiente y por la gestión eficiente del agua. Todo esto constituye un engaño monumental y perverso. En mi opinión las compañías de agua privadas no deberían existir. Todas deberían ser públicas, pero ese es otro tema.

Hoy en día tecnológicamente no hay excusas para no hacer llegar agua potable allí donde sea necesaria. Existen desaladoras cada vez más potentes y eficientes que, además, pueden ser alimentadas con energía procedente exclusivamente de fuentes renovables. Debo añadir, sin embargo, que las desaladoras por osmosis inversa generan salmuera contaminante como residuo. Esta salmuera puede ser vertida de nuevo al mar en lugares con fuertes corrientes submarinas, y de esta forma no producir impactos ecológicos significativos en los ecosistemas marinos circundantes o bien, y esta es la mejor solución, la salmuera puede ser reciclada en desaladoras reversibles. Este tipo de desaladora también genera electricidad en el proceso, mediante el turbinado de agua de mar que previamente fue almacenada en un depósito. Mientras se turbina para producir electricidad, el agua acumulada se mezcla con la salmuera en proporción de ocho a uno. De este modo la salmuera queda disuelta y, presumiblemente, no se contamina en la totalidad del proceso. También existen proyectos de “barcos desaladora” que pueden navegar continuamente mientras desalan y acumulan agua dulce en gigantescos depósitos, disolviendo la salmuera sobre la marcha. De esta forma, en teoría, tampoco se contamina. Además estos navíos pueden ser impulsados también mediante energías renovables (viento o hidrógeno). Aparte de todo lo anterior las centrales desaladoras también pueden suministrar agua para que otras plantas generen hidrógeno mediante electrólisis. La energía necesaria para este proceso, por supuesto, también debe ser generada por fuentes renovables. Este hidrógeno, posteriormente, puede ser utilizado para generar energía eléctrica o suministrarla directamente a la red cuando ello sea necesario.

Conectada a estas desaladoras, y aquí viene el motivo de este articulo, se puede desarrollar una extensa red de acueductos a presión – yo les llamo acueductos inversos –, que pueden canalizar este agua desalada desde cualquier zona marítima u oceánica apropiada para ello, hasta a aquellos lugares tierra adentro que requieran ese suministro. Dicho de otro modo, tenemos suficiente tecnología, energía y recursos hídricos para restituir el mar de Aral o, incluso, inundar el desierto.

Aquí tenemos un esquema de acueductos a presión que nos ilustra claramente los elementos y las dificultades holográficas que puede salvar esta tecnología.

Esquema acueducto a presión (acueducto inverso) - Fuente: Universidad de Buenos Aires
Lógicamente cuanto más arriba y más lejos queramos llevar ese agua, más energía y recursos materiales necesitaremos. Pero sabemos que existen oleoductos de miles de kilómetros (el Big Inch, por ejemplo tiene más de 4.100 kilómetros) y gaseoductos de más de 1.000 kilómetros, ¿por qué no se pueden construir acueductos inversos también de varios miles de kms y llevar el agua desalada allí donde se necesite? Intuyo que no se construyen porque a los amos del gran capital no les interesa. Pero, ¿y qué pasa con el resto de la humanidad?¿no necesita mejorar la eficiencia en su gestión del agua?¿no debe tener libre acceso a este recurso abundante y renovable?¿no es esto mucho más importante que el dinero?

La respuestas son obvias...

Pep Peragón

miércoles, 6 de abril de 2011

EL ARMA DEL SABER CONVERTIDA SIMPLEMENTE EN ARMA (Por C.H. Castellano)

No es muy difícil aceptar la idea de que el futuro del planeta (antropocéntricamente hablando), son las futuras generaciones de seres humanos. Por ende, todas las acciones que cometamos en la actualidad afectarán tanto al planeta como a las siguientes generaciones, así como el papel de las futuras generaciones también será clave en el camino del planeta.
El pensador - Auguste Rodin
Los seres humanos actuamos siguiendo unas pautas de comportamiento infundadas por la familia, el sistema educativo, y las convenciones socio-culturales históricas. Está claro que el papel de la familia es decisivo en el desarrollo intelectual, así como el entorno socio-cultural lo es también en mayor medida. Pero aún lo es más el sistema educativo, que condiciona el papel de la enseñanza familiar, y a la vez está estrechamente relacionado con el entorno socio-cultural.

El sistema educativo es el mecanismo social que desarrolla las capacidades intelectuales del ser humano, y que condiciona para toda su vida su comportamiento respecto a la sociedad y al planeta. Por lo tanto, es el sistema educativo (junto al familiar, que es fruto también de la educación, como el socio-cultural), el responsable de la conducta social del ser humano en gran parte.

Analizando la situación actual, el sistema educativo está obsoleto, y desvirtúa completamente a la condición humana. Primeramente, porque la sociedad ha evolucionado tanto material como ideológicamente, y el sistema educativo fomenta el comportamiento industrial y productivo de la antigüedad, eso sí, adaptado a la feroz competencia voraz del capitalismo actual. En este mismo camino, el sistema educativo rechaza la cooperación amistosa entre sociedades y la sustituye por competencia económica. Fomenta la monotonía y la vagancia con su pesadez redundante y memorística, apartando el sentimiento de vocación por el aprendizaje y la creatividad.

Hace falta mencionar también los intereses que recaen sobre el sistema educativo, y cómo este se ha convertido en un arma, lejos del objetivo puramente intelectual que debiera tener. Poco a poco, en la actualidad, la educación va cayendo lentamente en una vorágine de destrucción masiva. La situación económica hace que los "dirigentes" que deberían contemplar el sistema educativo como el futuro de la especie humana y el planeta, contemplan con este fin a las grandes corporaciones privadas y a los bancos. Mientras la educación pública, accesible para todos en los países desarrollados, disminuye año tras año su financiación y la hace accesible cada vez a una capa menor de la población enriquecida, el presupuesto militar mundial supera actualmente el billón de euros (1.000.000.000.000€). Con la precariedad del sistema educativo, lo que queda es utilizado para fomentar la competitividad y el crecimiento económico gracias al mismo sistema que controla la educación y los ejércitos, así como para desvirtuar el pensamiento libre y las ganas por aprender, para evitar posibles disidencias y tendencias no prosistémicas.

Está claro que el sistema educativo ha quedado obsoleto. Lo que debiera ser el arma de la inteligencia, se ha convertido simplemente en un arma. Si la educación, que representa la evolución intelectual del ser humano, fomenta la competición, el crecimiento económico, la vagancia y la monotonía, e impide brotar la creatividad y las ganas de aprender, el futuro de la especie humana y del planeta será peor generación tras generación.

Si queremos cambiar el sistema que poco a poco va destruyendo el planeta y la especie humana, primero de nada debemos cambiar la ideología competitiva, materialista e inmovilista de la sociedad, y para ello es necesario cambiar el sistema educativo.

Y en contra a las características actuales del sistema educativo, este tiene que estar en continua evolución con las condiciones sociales y naturales, y debe ser necesariamente universal, accesible para todos y cada uno de los seres humanos del planeta, respetuoso con la variedad de sociedades y culturas, pero siempre orientado a la objetividad científica y a la multidisciplinariedad (se deben enseñar por igual las distintas disciplinas hasta la edad adulta y la siguiente especialización). El sistema educativo debe fomentar la cooperación entre seres humanos, sociedades y culturas, y el respeto continuo del entorno, la naturaleza, el medio ambiente y la biodiversidad. Debe suscitar sentimientos empáticos y altruistas, así como la enaltación de la creatividad por medio de una educación vocacional, amena, divertida, y que infunde al placer por el conocimiento y el saber también fuera del sistema educativo.

La educación es un derecho y un deber, es la expresión social de la inteligencia humana, y como tal el instrumento de la evolución social, que puede reconvertir completamente el sentido de la especie, en beneficio para el ser humano y para todo su entorno.

C.H. Castellano

domingo, 3 de abril de 2011

TODOS SOMOS ARTISTAS: ¿CÓMO UTILIZAR NUESTRA CREATIVIDAD? (Por C.H.Castellano)

Siempre observamos con atención aquellos fenómenos naturales que nos sorprenden, que nos hacen abrir los ojos, y que nos inspiran a pensar y a meditar en cosas tanto objetivas como subjetivas. A veces pensamos más allá de nuestras posibilidades y decimos que algo nos inspira, que nos evoca a algo intangible, imaginario, difícil de describir.

Hombre de vitruvio - Leonardo Da Vinci

Engañamos a nuestra mente muchas veces por simple autosugestión, o para legitimizar el derecho a no actuar ni a crear nada, al decir que la creatividad es cuestión de pocos illuminati que saben pintar hermosos cuadros y escribir emocionantes poemas.
Y es que como especie inteligente, a excepción de ciertos individuos, los seres humanos poseemos capacidades intelectuales muy parecidas, y con esta característica, también incorporamos la majestuosa posibilidad de la creatividad, del hacer surgir cosas de la nada, de demostrar y expresar unos sentimientos o unas ideas que surgen y que toman formas muy diversas.
La capacidad de la creatividad es para todos los seres humanos por igual, pero no por tanto su sentimiento. Claro está, que se necesita de un entorno que la fomente y la haga divulgativa y atractiva.
 La creatividad está en todos los rincones en que observemos. Desde una simple poesía hasta una pintura paisajista, desde el discurso humanizador de un filántropo hasta las clases magistrales de un profesor de universidad, desde la vocación artística de un cocinero o cocinera, hasta el amor de una persona hacia otra.
La creatividad está por todas partes, la capacidad de crear algo, de hacer surgir algo de la nada, es cuestión de la naturaleza y del ser humano, y es posible en todos y cada uno de los individuos de nuestra especie, lo quieran o no.
Debemos rechazar completamente el espíritu inmovilista de muchos individuos, también debemos apartar el sentimiento pesimista que recorta las posibilidades de hombres y mujeres, así como cualquier situación que destruya el derecho y el deber de la creatividad humana.
Para utilizar nuestra creatividad, solo debemos pensar en aquello que más nos atrae: el arte, la poesía, la música, la astronomía, el medio ambiente, la tecnología, la familia, la vida... Si tenemos claro lo que de verdad atrae a nuestras mentes, solo tenemos que pensar, pensar mucho y meditar sobre cómo crear y mejorar aquello que más nos gusta para el bien de todo la humanidad y el entorno que nos rodea.
Sí. ¡Todos somos artistas! ¡Todos podemos ser artistas! Lo único que necesitamos son sentimientos muy grandes que nos evoquen a crear, a experimentar y a divulgar cosas nuevas de aquello que más atrae a nuestras mentes.
¡Todos podemos hacer un mundo mejor si cada uno de nosotros disipa de su conciencia la imposibilidad de ser creativo, y sustituye la tendencia de su mínima actividad en experimentar y crear cosas nuevas que llenen positivamente tanto al individuo como al conjunto de la naturaleza.

Abre los ojos, abre tu mente, lucha para ser libre, y crea para ser humano.

C.H. Castellano

sábado, 2 de abril de 2011

ESTE ES NUESTRO AÚN MARAVILLOSO PLANETA

Disfruta durante tres minutos de esta magnífico videoclip de la BBC. Gracias C.H.Castellano por informarnos de él.