sábado, 30 de abril de 2011

LA HISTORIA SECRETA DE LA REVOLUCIÓN VERDE PARTE II (Por C.H.Castellano)

Por lo tanto, creo que es necesario plantearse una pregunta: ¿Para qué se hizo la revolución verde?

Está bastante claro que no se hizo para abastecer de alimentos a toda la población del planeta, si no para asegurar a occidente y a sus multinacionales un crecimiento económico ilimitado, en parte basado en la producción de agrocombustibles para suplir la dependencia de hidrocarburos, y en otra parte para mantener una dieta insostenible en occidente. A la vez se llevo a cabo para aumentar la producción de alimentos y así evitar una reforma agraria y ceder tierras de grandes propietarios, corporaciones privadas y latifundistas a una mayor capa de la creciente población mundial. Por otra parte, la revolución verde prosiguió por los grandes beneficios de las multinacionales, en contra de los impactos ambientales y sociales, así como para asegurar la independencia alimenticia de los países por un contexto de competitividad global.

Por lo tanto, no cabe decir nada más, solo que el espíritu crítico nos infunda a pensar que la revolución verde fue uno de los engaños más grandes de la historia de la industrialización de la especie humana, a favor de la economía y los grandes Estados y en contra de la naturaleza y la capa social humana más humilde.

Así pues, ¿cómo debemos hacer frente a la crisis de la revolución verde, la agricultura, y el hambre en el planeta?

Está claro que es necesario un cambio radical en el marco de la política antidemocrática a una verdadera democracia y la eliminación del sistema económico capitalista basado en el crecimiento económico y la competencia por una economía basada en la eficiencia, los recursos naturales y la cooperatividad.

No obstante, los caminos que han de trazarse son estos:
1º- Acabar con los monocultivos y sustituirlos por campos de agricultura diversificada, orgánica, ecológica y tradicional, ya que estos últimos tienen un balance ecológico, energético y productivo mucho más favorable.
2º- Acabar con el uso de transgénicos, fertilizantes químicos y pesticidas, que destruyen la biodiversidad, las reservas de agua naturales y el suelo, y sustituirlos una vez más por una agricultura totalmente diversificada y ecológica (sin ningún tipo de riesgo a plagas y autosuficiente).
3º- Disminuir la superficie de conreo utilizando medidas innovadoras como la agricultura vertical.
4º- Acabar con el monopolio de grandes terratenientes y latifundistas cuyo único objetivo es la ganancia económica (por eso utilizan monocultivos, transgénicos, etc, y no destinan sus cultivos a la alimentación) y repartir las tierras entre familias de campesinos que produzcan para su subsistencia y para la sociedad (Reforma agraria).
5º- Destruir las barreras proteccionistas de occidente en cuanto a la agricultura e implantar un total y completo comercio justo que garantice la supervivencia de aquellos cuya subsistencia es la agricultura.
6º- Cambiar las pautas dietéticas de consumo de occidente basadas en las proteínas cárnicas, que requieren de enormes cantidades de superficie de conreo para producir piensos de soja de origen transgénico (perjudicial para la salud, para el medio ambiente, y para los campesinos que ven substituidos sus cultivos de subsistencia por éstos).
7º- Acabar con el consumo de combustibles fósiles, que inciden en la superproducción de agrocombustibles destinados a su substitución o mezcla.
8º- Apostar por la alimentación autóctona (es más eficiente por el medio en que se reproduce), y acabar con la globalización de la dieta alimenticia superproteínica, apostando por una dieta basada en vegetales y legumbres.

(siento si he dejado alguna propuesta en el aire o modificación general que se tiene que incluir (puedes exponerla en tu comentario)).

Como hemos visto, la revolución verde fue todo un engaño, y está siendo todo un fracaso. Es hora de que apostemos por la total soberanía alimentaria y energética de la población mundial, y reconvirtamos nuestra producción y nuestro consumo a la eficiencia y a la sostenibilidad, dejando las ganancias económicas y las competiciones lejos de los fundamentos básicos de la vida.
C.H. Castellano
Bibliografía recomendada:

"Silent Spring", Primavera silenciosa, Rachel Carson

Agrocombustibles, Mónica Vargas (coord.)

Biopiratería, Vandana Shiva

Hay muchos otros libros relacionados con el tema fáciles de encontrar por internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios