viernes, 29 de julio de 2011

Dignidad Democrática Internacional (por Pep Peragón)

El 15M ha dado alas a la creación de consciencia crítica en todo el planeta. Muchos son ahora más conscientes de que seguir con este sistema capitalista global es absurdo y autodestructivo.


Por parte de algunos indignados, hasta el momento, se han redactado una serie de propuestas de mejora, manifestaciones, acampadas, asambleas, etc. Todo ello ha sido y es muy útil para hacer que la gente despierte y se indigne. Pero ya lo he dicho otras veces, aparte de lo anterior, de la desobediencia civil ante la injusticia y de nuevas, originales e imprescindibles formas de protesta civil, se necesita un proyecto sistémico con el cual empezar a trabajar (leed, por lo menos dos veces, mi propuesta de proyecto sistémico Manual Práctico Para Cambiar el Mundo).

Por otro lado, una gran parte de la masa social planetaria está indignada pero no es consciente aún de que lo que falla es el sistema y por ello, y para consolidar la re-evolución pacífica, debe ser formada en consciencia crítica. Además, esa gran masa social aún cree en ciertos políticos y también en sus mentiras. Estos politicastros ceban los cerebros de estas personas con temor al cambio y con tópicazos que les hacen pensar que todo lo que no sea semejante al actual sistema es utópico o imposible de realizar. La mayoría de los conscientes sabemos que se tratan de burdas y crueles manipulaciones de la verdad. Amigas y amigos tenemos que luchar contra eso no sólo con pacífica desobediencia civil sino con algo más.

Una de las formas más prácticas y directas de combatir contra ello es crear un partido político de duración limitada paralelamente al actual movimiento de indignación mundial. Es decir, seguimos como hasta ahora, con asambleas, manifestaciones,..., y otras formas inteligentes y pacíficas de desobediencia civil, pero además, creamos un partido para cambiar el sistema desde dentro. Cada cual que reflexione el tiempo que sea necesario para llegar a esta conclusión. Crear un partido político de duración limitada entraña muchas ventajas si se construye con inteligencia y sinergia colectiva.

Sin embargo, para que este partido, Dignidad Democrática Internacional, no se convierta en otro putrefacto y corrupto partido político más, debe reunir ciertas características que aquí enumero:

1-     El partido debe tener duración limitada. Se debe presentar como máximo a 4 o 5 elecciones para cada uno de los diferentes procesos electorales (si los hay) que se celebren en cada país del planeta. En otras palabras se presentará 4 o 5 veces a las elecciones generales, 4 o 5 veces a las locales o 4 o 5 veces a las municipales, etc. Caso de sobrepasar el límite pre-establecido y no conseguir el poder, el partido se disolverá, y se continuará luchando por el proyecto de cambio sistémico por otras vías y siempre de forma pacífica.

2-     El partido estará integrado por candidatos elegidos previamente mediante un sistema de listas abiertas.

3-     El partido será tutelado y guiado, NO DIRIGIDO, por “sabios altruistas”, que también pueden ser candidatos, elegidos democráticamente mediante el sistema de listas abiertas, al igual que en el punto anterior.

4-     El partido, caso de conseguir el poder, implementará un sistema de democracia directa, mucho más participativo que el actual, mediante internet y creará un sistema de elección democrática de sabios altruistas sin privilegios que guiará (NO GOBERNARÁ, eso lo hará el conjunto de la sociedad) y ayudará a que el pueblo tome decisiones. Por supuesto mediante internet el pueblo realizará quejas y propuestas de mejora que serán sometidas posteriormente a referéndums continuos. Recomiendo leer mi ensayo para profundizar sobre ello. Una vez implementado el nuevo sistema de democracia directa guiada por sabios altruistas elegidos democráticamente, el partido se disolverá.

5-     El partido se disolverá y substituirá el Estado por la Primera Comunidad Humana de la región geográfica del planeta en la cual haya ganado las elecciones. Con el tiempo, todas las Comunidades del planeta pertenecerán a una sola, la Comunidad Humana del planeta Tierra.

6-     Muy importante. El partido no será ni de derechas ni de izquierdas ni de centro. El partido de duración limitada sólo aglutinará, defenderá y representará las mejores ideas y los valores imprescindibles para crear un mundo más humano, justo y ecológicamente sostenible. Ejemplo: Cumplimiento real en todo el mundo de la declaración universal de los derechos humanos, implementación de un sistema real de democracia directa, abolición progresiva de todas las naciones y estados del planeta en favor de una sola comunidad humana Universal, implementación de energías renovables en todo el planeta y substitución de las energías procedentes de los combustibles fósiles, protección absoluta de la biodiversidad y de todos los ecosistemas del planeta, destrucción del armamento creado para la guerra o la violencia entre humanos, abolición del dinero e implementación de una eco-economía, bioeconomía o economía basada en la sostenibilidad de los recursos naturales de la Tierra, etc...

7-     Si los candidatos consiguen un escaño o puesto político remunerado por el Estado, deberán aportar como mínimo la mitad de sus ingresos para financiar el partido. Con estos ingresos y con donaciones de sus simpatizantes o miembros, el partido se financiará y creará una Fundación para ayudar REALMENTE a aquellos humanos y seres vivos que lo necesiten, y de las formas que se crean más convenientes, eficientes y efectivas mediante previo consenso por parte de todos los integrantes del partido.

8-     El partido podrá substituir a cualquier candidato, electo o no, mediante proceso democrático, que pretenda convertir a este partido de duración limitada en otro semejante a los actuales partidos políticos, la mayoría de ellos al servicio de las entidades financieras y grandes corporaciones del planeta.

9-     Dignidad Democrática Internacional nace para cambiar el mundo, no para reformarlo y perpetuar los privilegios de unos pocos que oprimen al conjunto de todos los recursos y seres vivos del planeta, sólo en su beneficio y de forma absolutamente insostenible para la supervivencia ecológica y humana mundial.

10- Dignidad Democrática Internacional debe tener como objetivo ser un partido de duración limitada atractivo para la gran mayoría de seres humanos del planeta. Por eso su proyecto debe mostrar que el cambio es a mejor y no al revés. Es decir necesitamos la tecnología, la ciencia y todo el conocimiento humano para progresar, para que todos los humanos vivamos mejor, pero siempre manteniendo la biodiversidad y los ecosistemas planetarios intactos. Conceptos como Comunismo, decrecimiento, anti-sistema, anti-etc,... no ayudan, por culpa de la propaganda capitalista, a hacer atractivo el proyecto de cambio sistémico. Por ello, por el momento y sólo por razones prácticas y hasta que existan más personas conscientes, debemos evitar utilizar demasiado esos términos aunque, como nosotros sabemos, muchas de esas ideologías contienen elementos imprescindibles para mejorar y cambiar el mundo. No lo olvides: “Cambiamos para vivir mejor”, el que piense o difunda lo contrario fracasará en su intento de cambiar el mundo.

Así pues hago aquí un llamamiento internacional a todos los indignados de Grecia, Irlanda, Portugal, España y todo el resto de países del mundo, a que empiecen a crear su propio partido para la Dignidad Democrática Internacional, y de este modo aumentar, junto con los otros caminos de lucha y de desobediencia civil pacíficos ya abiertos, las probabilidades de éxito de la actual RE-EVOLUCIÓN PACÍFICA mundial que empezó el pasado 15M.

Pep Peragón
(no olvides leer mi ensayo para profundizar en los “porqués” de los puntos anteriores)

lunes, 25 de julio de 2011

NECESITAMOS SER CRÍTICOS PARA CAMBIAR EL MUNDO (Por C.H. Castellano)

Ante nuestros ojos, una caja negra. Abrirla o no hacerlo depende únicamente de nosotros. Saber qué hay dentro o ignorarlo corresponderá a nuestra voluntad. El peso de esa misteriosa caja depende de la cuantía del contenido que se encuentre en ella. Por consiguiente, la fuerza que necesitaremos para destapar la incertidumbre será cada vez mayor cuanto más sea el peso contenido. Pero, en lo que al contenido se refiere, ha sido puesto en todo momento por el ser humano, por lo tanto podrá ser destapado también por cualquier persona. La fatiga podrá ser nula o podrá ser inmensa. Podrá no requerir grandes esfuerzos, o será necesario empeñar las últimas gotas de sudor, pero siempre podrá ser abierta. La acción de descubrir el contenido será, exclusivamente, fruto de la simple voluntad del ser humano que así lo crea necesario.

Autor: Sergi Peragón
 ¿Por qué es necesario el espíritu crítico? Aceptar la manera de pensar que supone la adopción de esta causa es evolucionar individualmente como humano y colectivamente como especie. Es dar un paso más, pues es afirmar la indignación ante una conducta pasiva y convencional que destruye la condición humana, y es a la vez sustituirla por una vida de activismo intelectual, en la cuestión de defender lo moralmente justo para todo. El espíritu crítico es necesario para reafirmar nuestra vida como especie inteligente, pues solo con la búsqueda de la verdad y la lucha por ésta es posible considerarse como tal. La total desaprobación del egoísmo y de la competitividad es fruto de la reflexión, del propio espíritu crítico que nos hace cuestionarnos por esta conducta, y que nos conduce a sustituir estos sentimientos devoradores por empatía, altruismo, y sentido común. En definitiva, el espíritu crítico es necesario para despertar a la humanidad del sueño profundo de la pasividad y el convencionalismo de cuanto le rodea, y de convenir en la aberración de los sentimientos egoístas que despiertan esto, para evolucionar intelectualmente, como individuo y como especie, en la construcción de unos ideales justos para la sociedad y el entorno, y con el objetivo no solo de que esta conducta pueda cambiar el mundo, sino en la adopción perpetua para combatir cualquier contradicción y poder luchar y construir a partir de ella.

¿Cómo utilizar el espíritu crítico? Una vez cerciorado de que el espíritu crítico es necesario para luchar contra las injusticias y construir un mundo mejor, debemos ponerlo en práctica. Primero de nada, es necesario despojarnos de la actitud pasiva y convencernos de la necesidad del activismo mental. Pensar es indispensable para la adopción total del espíritu crítico. También tenemos que tirar por la borda la infinitud de convenciones sociales que existen. Debemos, por tanto, rechazar con absoluta firmeza cualquier sentimiento egoísta que se nos presente y anteponer el bien común ante todo. Despejarnos de la abrumadora competitividad que nos inunda y acoger a la empatía y el altruismo como otra manera de ver el mundo. En definitiva, la utilización del espíritu crítico radica en contrastar la realidad. Qué está bien, qué está mal, y qué podría ser mejor. La moralidad está por lo tanto presente. Este sentimiento es una nueva forma de ver el mundo, de verlo a través de nuestra conciencia crítica, no únicamente por nuestros ojos o sentidos.

¿Qué objetivos tiene el espíritu crítico? La creación de una nueva conciencia crítica de especie tiene como objetivo, simple y llanamente, aunque complejamente en medida, cambiar el rumbo del ser humano en el mundo. Esta expresión parece imposible de alcanzar, pero la adopción del espíritu crítico es solamente el principio. Antes de actuar, necesitamos saber en contra de qué actuamos, cómo actuamos y por qué actuamos. Pues sin conciencia no hay lucha, y sin lucha no hay victoria. Sin esto solo cabe la resignación y el desperdicio de toda una especie inteligente. Pero la adopción de este primer paso nos tiene que servir para cuestionarnos por lo que nos rodea, para más adelante, y aún en el mismo acto de la lucha, conseguir llegar a nuestro objetivo de cambio. Así pues, el objetivo del espíritu crítico es la concienciación. Sólo con el procedimiento de ver el mundo con otros ojos podemos saber qué hay detrás. Sólo cuando estás aturdido por un golpe y haces el esfuerzo de ver más allá, en vez de ver cuatro dedos ves ocho. El espíritu crítico sirve para ver más allá de la realidad que se nos muestra, para solidificar el nacimiento de una nueva conciencia de especie, para asentar las bases de la lucha y para, en definitiva, conseguir un mundo mejor.

C.H. Castellano

lunes, 4 de julio de 2011

VEGETARIANISMO: UNA NUEVA FORMA DE VER A LA VIDA (por C.H. Castellano)

Cuando observamos la cantidad de injusticias que provocan las pautas de consumo de occidente en todo el mundo, no es extraño caer de rodillas y echarse a llorar.


En este contexto, la globalización ha estandarizado la dieta de toda la sociedad occidental, y el sistema político ha perpetuado un modelo agrícola insostenible, apoyado con el sistema económico capitalista, para maximizar los beneficios económicos en detrimento de lo básicamente existencial y necesario. Cuando se nos presenta este panorama, la necesidad de luchar contra este sistema inhumano es incuestionable. Pero a medida que impulsamos las luchas y participamos en el proceso revolucionario del cambio, debemos, desde un principio, cambiar como personas, y a la vez adoptar conciencia para convencer a nuestro entorno social que ese cambio es posible. Pues debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo. En este sentido, tenemos que ser conscientes que la dieta que se nos ha impuesto genera una serie de problemas: más del 50% de la producción agrícola mundial se destina a la producción de piensos para el ganado y agrocombustibles, mientras hay más de mil millones de personas en desnutrición en todo el planeta; el 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero que produce el ser humano son de origen ganadero; la extinción de especies acuáticas y la contaminación de mares y océanos por estas prácticas es una realidad; problemas de salud: cada vez hay más obesos y a la vez más desnutridos; deforestación por los nuevos cultivos y conflictos internacionales; transgénicos y mala calidad de frutas y verduras; el trato aberrante a los animales en las granjas industriales; etc, etc. El vegetarianismo es una nueva forma de consumo, pues, mientras exista este fatal sistema, logrará apartar a muchos de estos problemas.

Con el vegetarianismo estamos dejando vía libre para el desarrollo de nuestra conciencia y moralidad. Aceptamos que como especie inteligente podemos dar un paso más allá y dejar de depender para nuestro consumo de las vidas de otros animales, pues podemos incorporar los nutrientes y proteínas de éstos mediante legumbres o vegetales. Porque no queremos ver cómo los alimentos se destinan al ganado de occidente y no a las personas en desnutrición, ni que seamos cómplices de un maltrato a los seres vivos ni de una contaminación imperante. Tampoco queremos ver cómo se extinguen especies acuáticas por nuestro desorbitado consumo de pescado, ni tener problemas de salud, como cáncer o enfermedades cardiovasculares por nuestra desequilibrada dieta. Porque sin el consumo de carne, podemos ahorrar hasta el punto de poder adquirir los vegetales, legumbres, frutas, etc, en tiendas de productos ecológicos, cuya procedencia y producción acorde con la naturaleza está garantizada. Con una dieta vegetariana adecuada, no solo podemos dejar de comer carne y todos los problemas que ello conlleva, sino que podemos independizarnos del mercado convencional y optar por productos únicamente de producción local y ecológica.


Está del todo claro que nadie quiere problemas en el mundo, pero generalmente cuesta demasiado actuar y adoptar un cambio como este. No obstante, el cambio es necesario y depende de nuestra voluntad. Es importante que luchemos contra la globalización, el sistema político y el sistema económico, pero igual de importante es evolucionar como personas y crear conciencia. Por eso, el rechazo a las pautas de consumo dietéticas de occidente tiene que ser una realidad, y el vegetarianismo una solución para los problemas del planeta, los de los animales, y los de nuestra salud.
C.H. Castellano