jueves, 10 de noviembre de 2011

EL SISTEMA ESTÁ COLAPSANDO… ¿QUÉ HACEMOS AHORA?

El año pasado publiqué el Manual Práctico Para Cambiar el Mundo y, acto seguido, creé este blog, ya que estaba cansado de escuchar críticas al sistema pero muy pocas propuestas de solución para cambiarlo. Desgraciadamente, y salvo algunas indignadas soluciones, seguimos igual. Han empezado a surgir por todo el planeta predicadores y grandes oradores (algunos nuevos otros ya no tanto…) la mayoría de ellos carentes de ideas y propuestas claras. Muchos economistas, tertulianos, profesores, catedráticos, premios Nobel, políticos, periodistas, etc., teorizan y critican los fallos del sistema, pero ninguno de ellos se atreven claramente a dar soluciones reales. Además, si alguien se atreve a proponer soluciones, enseguida las tildan de utópicas, sobre todo si estas personas, estos críticos, forman parte de la élite social.

Autor: Sergi Peragón

Junto con el libro y los posts publicados en este blog, ya tenemos muchísimas respuestas a la pregunta: ¿Qué hacemos ahora? Me gustaría recordar algunas de ellas.

1.       Continuar con la RE-EVOLUCIÓN PACÍFICA empezada el 15M. Practicar la no-violencia sin excepción y repudiar todo acto violento, pues la violencia no encaja con nuestras ideas absolutamente pacifistas. Desobediencia civil sí, violencia no.

2.       Paralelamente crear un partido internacional (DDI; Dignidad Democrática Internacional) de duración limitada para cambiar el sistema, no reformarlo, y donde sus miembros cumplen ciertos requisitos para no convertirse en politicastros, como muchos de nuestros políticos mundiales de nuestros días.

3.       Concienciar a nuestro entorno más cercano de que un nuevo mundo mejor es posible, no es una utopía. Como todo cambio en la vida, conseguir algo cuesta mucho, muchísimo esfuerzo, pero eso no significa que sea inalcanzable o irrealizable. El actual sistema, y lo he dicho muchísimas veces, pretende hacernos creer que un sistema diferente al capitalismo no es posible. Por supuesto se trata de una perversa falacia.

4.       Crear cooperativas de agricultura vertical, cooperativas para crear acueductos inversos, cooperativas para crear productos sin obsolescencia programada, cooperativas para crear electricidad exclusivamente procedente de energías renovables, etc.

5.       Concienciar a nuestro entorno sobre en qué consiste la eco-economía, bioeconomía o economía basada en la sostenibilidad de los recursos naturales del planeta.

6.       Crear escuelas de consciencia crítica donde se explique a las personas “no conscientes” cómo funciona en realidad el mundo, porqué debemos preservar el medio ambiente y su biodiversidad, qué es una bioeconomía, que es la agricultura ecológica, la agricultura vertical, la democracia directa, porqué debemos utilizar energías renovables, porqué no es bioético no controlar la superpoblación humana del planeta y los métodos educativos, de concienciación y de planificación familiar para controlar la demografía mundial de manera, clara, racional, absolutamente pacífica y no traumática para ningún ser humano (¡por supuesto!, hablamos de “humanizar al hombre”, no de continuar siendo unos salvajes homínidos imponiendo el número de descendientes u otras barbaridades mucho perores).

7.       Utilizar la tecnología para mejorar la vida en el planeta no para mejorar las cuentas bancarias de los dueños del planeta.

8.       Etc., etc., etc.,…

Todas las anteriores propuestas y muchísimas más, todas abiertas a debate, las puedes encontrar en el MANUAL y en este blog. He creído necesario volverlo a recordar dados los conatos de desesperanza que observo últimamente por todas partes. ¡Un abrazo!

jueves, 3 de noviembre de 2011

¿ALGUIEN CONOCE UN PLANETA MEJOR QUE EL NUESTRO PARA VIVIR?

Constantemente me cuestiono absolutamente todo acerca de las actividades humanas que destruyen el planeta. Me cuestiono si todos estos agentes de bolsa, especuladores, terratenientes, dueños de entidades financieras y de multinacionales, politicastros, etc., saben que con su egoísmo y sus codiciosos actos se están cargando el planeta, el único que conocemos óptimo para la vida.

Foto: National Geographic
La actual “anti-economía” global está haciéndonos dejar de lado que lo más importante es la vida en la Tierra. El actual “anti-sistema económico” prioriza la deuda, los mercados y los beneficios de las grandes corporaciones antes que el bienestar de todos los seres humanos y todos los seres vivos del único planeta en el cual la vida se manifiesta por millones de especies distintas.

El actual papel de las personas conscientes y críticas como nosotros es cambiar el escenario de juego. Debemos hacer desaparecer esta anárquica locura capitalista e instaurar un sistema global más democrático (democracia directa, real y por internet), totalmente respetuoso con el medioambiente y la biodiversidad (gracias a la implantación de la eco-economía), y dónde verdaderamente la vida esté por encima del capital. Queridas amigas y amigos, cambiar el mundo forma parte de nuestra evolución como especie.