jueves, 10 de noviembre de 2011

EL SISTEMA ESTÁ COLAPSANDO… ¿QUÉ HACEMOS AHORA?

El año pasado publiqué el Manual Práctico Para Cambiar el Mundo y, acto seguido, creé este blog, ya que estaba cansado de escuchar críticas al sistema pero muy pocas propuestas de solución para cambiarlo. Desgraciadamente, y salvo algunas indignadas soluciones, seguimos igual. Han empezado a surgir por todo el planeta predicadores y grandes oradores (algunos nuevos otros ya no tanto…) la mayoría de ellos carentes de ideas y propuestas claras. Muchos economistas, tertulianos, profesores, catedráticos, premios Nobel, políticos, periodistas, etc., teorizan y critican los fallos del sistema, pero ninguno de ellos se atreven claramente a dar soluciones reales. Además, si alguien se atreve a proponer soluciones, enseguida las tildan de utópicas, sobre todo si estas personas, estos críticos, forman parte de la élite social.

Autor: Sergi Peragón

Junto con el libro y los posts publicados en este blog, ya tenemos muchísimas respuestas a la pregunta: ¿Qué hacemos ahora? Me gustaría recordar algunas de ellas.

1.       Continuar con la RE-EVOLUCIÓN PACÍFICA empezada el 15M. Practicar la no-violencia sin excepción y repudiar todo acto violento, pues la violencia no encaja con nuestras ideas absolutamente pacifistas. Desobediencia civil sí, violencia no.

2.       Paralelamente crear un partido internacional (DDI; Dignidad Democrática Internacional) de duración limitada para cambiar el sistema, no reformarlo, y donde sus miembros cumplen ciertos requisitos para no convertirse en politicastros, como muchos de nuestros políticos mundiales de nuestros días.

3.       Concienciar a nuestro entorno más cercano de que un nuevo mundo mejor es posible, no es una utopía. Como todo cambio en la vida, conseguir algo cuesta mucho, muchísimo esfuerzo, pero eso no significa que sea inalcanzable o irrealizable. El actual sistema, y lo he dicho muchísimas veces, pretende hacernos creer que un sistema diferente al capitalismo no es posible. Por supuesto se trata de una perversa falacia.

4.       Crear cooperativas de agricultura vertical, cooperativas para crear acueductos inversos, cooperativas para crear productos sin obsolescencia programada, cooperativas para crear electricidad exclusivamente procedente de energías renovables, etc.

5.       Concienciar a nuestro entorno sobre en qué consiste la eco-economía, bioeconomía o economía basada en la sostenibilidad de los recursos naturales del planeta.

6.       Crear escuelas de consciencia crítica donde se explique a las personas “no conscientes” cómo funciona en realidad el mundo, porqué debemos preservar el medio ambiente y su biodiversidad, qué es una bioeconomía, que es la agricultura ecológica, la agricultura vertical, la democracia directa, porqué debemos utilizar energías renovables, porqué no es bioético no controlar la superpoblación humana del planeta y los métodos educativos, de concienciación y de planificación familiar para controlar la demografía mundial de manera, clara, racional, absolutamente pacífica y no traumática para ningún ser humano (¡por supuesto!, hablamos de “humanizar al hombre”, no de continuar siendo unos salvajes homínidos imponiendo el número de descendientes u otras barbaridades mucho perores).

7.       Utilizar la tecnología para mejorar la vida en el planeta no para mejorar las cuentas bancarias de los dueños del planeta.

8.       Etc., etc., etc.,…

Todas las anteriores propuestas y muchísimas más, todas abiertas a debate, las puedes encontrar en el MANUAL y en este blog. He creído necesario volverlo a recordar dados los conatos de desesperanza que observo últimamente por todas partes. ¡Un abrazo!

16 comentarios:

  1. Pobre pep.Lo tenemos jodido amigo.Si yo te entiendo, de verdad. Soy de los tuyos, pero somos pocos y carecemos de PODER. La gente es comodona y borrega. No hay iniciativa, ni la habrá. Aunque no lo parezca, está todo muy bien montado. Sólo nos queda esperar, el ser humano cambia cuando algo terrible le ocurre. Hasta que la guerra o el hambre y la muerte y la desolación no lleguen hasta la puerta de las viviendas del mundo occidental, o hasta que no haya ejércitos patrullando las calles, nada cambiará. Y aún así, será demasiado tarde o demasiado improbable. Estamos condenados.

    Sólo podemos cambiar nuestro entorno y rodearnos de belleza y positivismo. El ámbito es pues reducido

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, pero si me lo permite, el mundo está lleno de este tipo de propuestas. Lo que hace difícil una mejora del sistema económico es la falta de conocimiento, valor y poder para "transitar" del modelo actual a uno nuevo. No podemos empezar un sistema nuevo "from scratch". Partimos del actual, con los sistemas de producción actuales, los sistemas de distribución actuales y los sistemas de financiación actuales. Si no se arbitra una secuencia de "apagado y encendido de motores progresivo", y ha de ser con herramientas que alcancen también estos ámbitos existentes de comercio y producción globalizados, con millones de personas y trillones de dólares, euros, etc implicados, todo esto es un canto retórico. Dicho de otra manera: ¿qué hacemos con los millones de personas que sí tienen trabajo, que dan pedales en el tándem social, y que no quieren bajarse para formar una cooperativa agrícola o dejar de usar su dinero para optar por el trueque y la aromaterapia?

    ResponderEliminar
  3. A Juan. En el libro se describe exactamente como llegar, partiendo de la situación actual, a un sistema más favorable para todos. Se describen una etapa de pre-transición, que sería parecida a la actual desobendiencia civil por parte de los indignados, unida a la creación de un partido como el descrito en el punto 2 del presente artículo, y una etapa posterior de transición. La respuesta a tu última pregunta es simple: hay que concienciarles de que van a vivir mucho mejor que ahora en otro sistema más evolucionado, justo y respetuoso con el medio ambiente. En una eco-economía no existe el trueque, no es necesario. No sé que es la aromaterapia y no creo que venga al caso. Salu2

    pd: tienes que leer mi libro para deshacerte de tópicos y prejuicios que aprisionan tu pensamiento. El sistema no deja que liberemos nuestra mente.

    ResponderEliminar
  4. A lobo. Eso de "Pobre pep" suena muy paternalista, ¿no?. jajajaja.
    Estoy seguro que no has leído mi libro. Sin embargo tienes mucha razón en tu comentario. Aún así, yo y muchos otros y otras como yo no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras unos pocos inhumanos destruyen la vida en el planeta sólo por puro egoísmo psicopático. Pensar que no se puede hacer nada al respecto da pie a que el sistema siga jodiéndonos a todos. Salu2 Sr.Lobo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Pep, he ojeado el libro. No lo he leído en detalle, porque me temo que no hace falta, se ve lo que dice sin necesidad de leerlo como si fuese un ensayo de mayor densidad. No obstante, enhorabuena por el esfuerzo. Y me reafirmo en lo que digo. Si no estás de acuerdo, lo acepto, pero me decepciona que alguien que tiene una formación económica no sea capaz de ver la diferencia entre la lírica y la técnica.

    ResponderEliminar
  8. Los que podrían cambiar el mundo no quieren y los que queremos no podemos. Nos van apretando cada vez más, por todos los lados, cuando no podamos más saltaremos con violencia, no veo otra salida, no nos la dejan. Los gobiernos no gobiernan, las democracias no son permitidas por el capitalismo bursatil. ¿Votar a otro partido? ¿Sirve de algo?
    Se ha globalizado la dictadura del capital y las libertades y derechos le sobran a este, son un estorbo, cada vez mas pobres para dar más poder cada vez a unos pocos. Ya no dejan ni opción a las democracias, por insinuar un referendum en Grecia mira lo que se ha montado, por Dios, que un referendum es la esencia de las democracias. Mas vale que me equivoque, pero no veo mucho futuro para Europa, nos llevan a una depresión y tal vez a una gran guerra, dentro de lo malo preferiría que fuera revolución y no guerra.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pep amigo, compañero. Nunca darse por vencido, nunca abrazar el cansancio como excusa para bajar los brazos, ese es el espíritu que aprecio siempre en tus entradas, unj espíritu que comparto.

    Muchas veces me he declarado incompetente para proponer nuevos sistemas de funcionamiento mundial, más justos y sostenibles. En ese punto deposito mi confianza en compañeros que tienen más conocimientos sobre la economía, sobre datos reales acerca de los recursos naturales y de cómo usarlos, de las verdaderas posibilidades de las nuevas fuentes de energía.
    Por mi parte, sólo me cabe seguir trabajando individualmente en los valores que sí debería llevar aparejado ese nuevo sistema que algunos reclamamos: respeto por todos los seres, generosidad, no materialismo, autoconocimeinto, armonía con la naturaleza, agradecimiento, reflexión, cambio constante adaptativo, desaprendizaje como paso previo al aprendizaje... Pensar globalmente y actuar localmente, el cambio empieza por uno mismo, sin imposiciones sobre los demás, tratar de ser ejemplos positivos, esa es mi propuesta.

    Un abrazo enorme Pep.

    ResponderEliminar
  10. Qué tal. Es muy difícil saber qué hacer. Pero... Cambiar nuestra consciencia interior podría ser una solución. Imaginemos una cadena (un todo) conformada por siete millones de eslabones. Un eslabón se modifica. A partir de ese momento, la cadena ya no es exactamente la misma. Casi idéntica. Mas, cuando una persona cambia su consciencia, sin pretenderlo, más trde o más temprano, otras, en cierto modo, lo imitarán. Quizá todo sea cuestión de tiempo y paciencia. Soluciones técnicas (políticas, económicas, sociales...), no parece que haya demasiadas, pues los caminos están ya muy trillados. Las reformas del Sistema tampoco tienen pinta de ser efectivos, menos aún si son light. Es cambio, en todo caso, se antoja fuese de ciento ochenta grados, luego, eso sí, desde nosotros mismos. el anhelo (mucho más intenso que el deseo) tendría que tratarse de uno, claro y conciso: una nueva humanidad; una dirigida y coordinada a partir de nuestro hemisferio cerebral derecho, el que rige nuestra intuición y emociones. El otro, el lógico-racional, nos ha traído hasta aquí. Según la historia ortodoxa, desde los sumerios; es decir, tras la palabra escrita.

    Es muy difícil saber qué hacer, no obstante, si se piensa en el Sistema. Pero, quién sabe si no tanto si partimos de una interpretación intuitiva. Los nuevos paradigmas, en todas las estructuras, ya han comenzado y parece que avanzan imparables. Esperemos a ver qué pasa. La oruga se resiste a transmutar en mariposa. Pero el futuro será, finalmente, de ésta.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. hola, entre por casualidad...pero quiero decirles que en el año 2001 en Argentina vivimos un colapso financiero de proporciones colosales. el desempleo rondaba el 25% vs el 7 actual. El colapso termino en el fin de de la convertibilidad 1 peso = 1 dolar, una falacia total que nos mantuvo contenta a la clase media con viajes de turismo al exterior baratos mientras que la importaciones arrasaron lo poco que quedaba de nuestra industria. Lo que quiero decir con esto es que lo primero que debe plantearse es la salida del Euro. Si no se puede ajustar mediante emisión de moneda entonces el ajuste lo hacen Uds, los ciudadanos, con menos educacion, salud y seguridad. Yo compré la convertibilidad (y tengo formación economica) y Uds compraron la Eurozona...pero miren a Grecia...como va a generar ingresos de divisas con un euro tan caro? mediante toma de deuda nuevamente? es imposible!! es una falacia nacida en Chicago, abonada por Londres y adoptada por Frankfurt y Berlin y de ahi a toda Europa. Abran los ojos muchachos y pidan el fin del Euro, es una agonía muy larga la que espera sino. fuerza y adelante que la única batalla que se pierde es la que no se libra!! Viva España, Viva Argentina vivan la lengua y la cultura por sobre los números anglosajones, viva el mate y la charla con amigos y ya que estamos vivan Las Islas Malvinas y Gibraltar carajo!! jaja un abrazo fraternal. Pablo S

    ResponderEliminar
  12. A Pablo S.

    ¡¡¡Muchas gracias por tus palabras y tus reflexiones Pablo!!!

    ¡¡¡Un abrazo para ti también!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Pep,
    Créeme, somos muchos los idealistas que estamos dispuestos a hacer algo por cambiar las cosas. Yo misma, desde el reducido ámbito de mi 15M local (Tres Cantos) y de mi blog acerca de la necesidad de reformar la Ley Electoral.
    Y a muchos nos vence el desánimo porque queremos ver resultados ya, ya, ya. Pero recuerda que tras la Revolución Francesa todavía hubo un emperador y dos monarcas cuasi-absolutos en Francia. No sería hasta el final de la Segunda Guerra Mundial cuando sus ideales comenzaron a florecer, y a extenderse como referente por Occidente.
    Lo que hoy hacemos es plantar una semilla, y si mantenemos nuestros valores y no nos dejamos comprar por intereses espúreos, germinará.

    ResponderEliminar
  14. Una economia basa en recursos es la solución.

    ResponderEliminar
  15. Increíbles y muy motivadores lectores tienes en este blog, me han alegrado todavía más la mañana sus comentarios!

    ResponderEliminar

Comentarios